En los últimos años hemos observado un gran incremento sobre incentivar a la población joven y creativa a desarrollar soluciones para el mundo del mañana. La rapidez en que la tecnología avanza crea a su vez nuevas necesidades por parte del sector, tanto público como privado.

Si observamos el entorno empresarial de España, observamos que un 99% de las empresas son pequeñas y medianas. La dimensión de estas empresas se asigna según los empleados, en este caso estas empresas tienen entre 0 y 249 empleados. Tanto el gobierno como el sector privado se han percatado con preocupación de lo importante que supone la innovación para estas empresas. Destacamos la importancia de la competitividad de las empresas españolas hacia el exterior. Deben ser eficientes en costes, y por lo tanto el factor de poder innovar en cualquiera de las fases de su negocio es primordial. Aquellas empresas poco innovadoras y conservadoras a largo plazo no tienen, en muchos casos, viabilidad. La siguiente problemática ha pasado a ser global. Grandes empresas tecnológicas como Alphabet Inc. (Google), Facebook, Samsung entre otras cuentan con departamentos de investigación y desarrollo (I+D). Forma parte de un gran ejemplo sobre la implicación en cualquier actividad empresarial. Independientemente de cómo se estructura la empresa dentro de un periodo concreto, siempre debe observar el mañana. Los mercados se consolidan, pasan de moda y muchas veces estas empresas también dejan de existir si no han innovado lo suficiente sobre su propuesta de valor hacia la sociedad. Imaginémonos que Samsung no mostrara al mercado nuevos modelos con aumentos de capacidad en el almacenamiento de sus móviles, o bien no mejorasen las cámaras de sus dispositivos.

“Aquellas empresas poco innovadoras y conservadoras a largo plazo no tienen, en muchos casos, viabilidad”

La demanda de móviles mundialmente se ha reducido debido a que prácticamente toda la población en países desarrollados ya cuenta con un dispositivo por habitante. Si quieren seguir vendiendo deben plasmar innovaciones en el mercado de estos bienes.

Entonces, ahora que sabemos la importancia primordial entre la innovación, la viabilidad de las empresas y la gran rapidez e importancia del sector tecnológico, ¿Qué papel desarrollan los agentes económicos?

Debe surgir una perfecta coordinación entre el sector público y privado. Pero antes de poder responder la siguiente cuestión, es importante definir qué necesidades tiene el sector privado respecto la innovación.

Las principales demandas tratan sobre el capital humano y las patentes.

A un lado, los trabajadores deben tener cierta formación en habilidades TIC (Tecnologías de la información y comunicación). Es imprescindible que cualquier trabajador sepa usar herramientas tecnológicas, sobre todo las relacionadas con la ofimática por ejemplo Word y Excel (Software de Office, Microsoft). Deben crear asociaciones y relaciones entre el uso de programas de ordenador, así como tener experiencia en uso de otras herramientas para facilitar así la formación de los futuros empleados hacia aplicativos específicos proporcionados por la empresa. Pero no solamente los empleados deben formarse y desarrollar habilidades entorno a trabajos mecánicos, cada vez más necesitan ser creativos. La creatividad es sinónimo de poder tener la capacidad de innovar, proponer y mejorar internamente la empresa. Ellos conocen los procedimientos a los cuales han sido asignados para realizar, así que son ellos quienes saben más que nadie en la empresa si lo que hacen es realmente eficiente. Por ese motivo, hacemos una llamada a que los empleados sean participes de esta innovación en los factores productivos de una empresa, así como sentirse más partícipes dentro de la empresa.

En el otro lado hablaremos de las patentes. Una patente no deja de ser una protección específica sobre una innovación desarrollada por una empresa, cuyo valor reside en poder tener la exclusividad de explotación durante un tiempo limitado. Cualquier empresa que quiera ser viable a largo plazo así seguir ofreciendo productos revolucionarios, por ejemplo, el caso de Apple debe tener garantizadas el mayor número de patentes.

“La creatividad es sinónimo de poder tener la capacidad de innovar”

A continuación, vamos a definir el objetivo que debe tener el sector público. La función principal del sector público es maximizar el beneficio de la sociedad, así como regular correctamente posibles externalidades negativas o solucionar problemáticas que afecten directamente tanto a los sectores como a las personas.

Una vez realizadas las siguientes especificaciones, vamos a desarrollar cómo el sector público y el privado deben correlacionarse para tratar de maximizar el bienestar de la sociedad y el correcto funcionamiento de la misma. Sobre el capital humano, el sector público debe facilitar el acceso a la formación. Actualmente y debido de nuevo a la irrupción de la tecnología es importantísimo la reinserción de trabajadores mayores de 50 años. La formación no debería tener coste alguno, y debería aprovechar la experiencia y conocimientos de un perfil de trabajador con largo recorrido laboral. Los trabajadores jóvenes tienen menos problemas, ya que los ciclos formativos garantizan el hecho de saber usar las herramientas adecuadas según la tipología de sector donde vayan a dedicarse. Con respecto a trabajadores altamente cualificados y necesarios en las industrias más novedosas como la IA (Inteligencia Artificial) o Big Data deben ser incentivados. Hablamos de crear incentivos a los estudiantes para que terminen estudiando formación relacionada con la tecnología. La demanda de trabajadores altamente cualificados ha aumentado considerablemente por parte de las industrias que ofrecen soluciones digitales.

“El sector público debe facilitar el acceso a la formación”

Seguidamente vamos a tratar la relación con las patentes. Es curioso la diferencia que existe entre las patentes desarrolladas entre EEUU y Europa. En Estados Unidos vemos cómo hay mayor número de patentes en comparación con Europa. Esta realidad se debe principalmente a que las universidades públicas de Europa con respecto a la investigación la mayoría de descubrimientos patentables son de registro público. Esta diferenciación junto una menor inversión por parte del sector público a las mismas universidades hacen que EEUU sea más competitiva con respecto las patentes. En el otro continente la mayoría de patentes son desarrolladas por el sector privado, cuyo tamaño es también mayor y por lo tanto con más financiamiento. Entonces, el papel del sector público debería ser incentivar y potenciar el sector privado a desarrollar patentes mediante ayudas e inversiones considerables.

En resumen, la relación del sector público con respecto la innovación y el sector privado es potenciar el capital humano, reorganizar el mercado laboral para potenciar tanto la absorción como las habilidades tecnológicas y creativas de los futuros empleados, así como garantizar un nivel adecuado de inversión en I+D que permita desarrollar patentes y facilite tanto la diferenciación como la eficiencia en costes a las empresas privadas.

La innovación es un pilar indispensable para el sostenimiento de la economía tanto nacional como mundial. La incidencia del sector público dentro de un sistema del bienestar debe estar enfocado por una parte al potenciamiento de la innovación (actividad empresarial prolongada y sostenible) y garantizar los recursos que demanden, como también centrarse en el bienestar de los trabajadores concienciando y motivando los mismos para encajarlos correctamente en el sector privado y así aumentar la satisfacción de la población a quienes representan.